Make your own free website on Tripod.com
Imagen que identifica al sitio Nombre del sitio Proponer un intercambio de vínculos
Línea divisoria
Página de inicio

Imagen de identificación de la sección

Indicador En el seno de una...
Indicador Los primeros pasos
Indicador El desarrollo de una...
Indicador Material biográfico
El autor habla
Indicador JV en casa (Belloc)
Indicador JV en casa (Gordon Jones)
Indicador JV en casa (Sherard)
Indicador JV revisitado

Los primeros pasos

Llegaba el adolescente Julio a los diecinueve años de edad y como su padre había dispuesto desde su nacimiento, el muchacho es enviado a la capital a estudiar Leyes. Es en estos años cuando comienza a mostrar inclinación por la literatura, e incluso escribe una pequeña tragedia en verso para marionetas que dedica a su prima Caroline Tronson, de la cual ha estado enamorado desde pequeño. Los continuos desaires de su prima sumen al joven en profundas crisis de melancolía. Ese propio año y guiada por intereses personales, ella contrae matrimonio y este hecho marcará desde entonces una huella profunda en el carácter de Verne. Escribe a finales del año un drama histórico que titula Alejandro VI, el cual constituye su primera obra teatral.

Al cumplir los veinte años, mientras estudia en París, coincide con la Revolución de 1848. No obstante el ambiente de agitación, Verne es apolítico y a lo largo de su vida no tomará partido más que por cuestiones puntuales indistintamente la ideología de su origen. Estaba previsto que viviría con una tía, pero los nuevos movimientos sociales la habían hecho huir de la ciudad. Por tanto, Julio se muda a una pensión. En estos años todo el dinero con que cuenta proviene de su padre, que sigue el principio de que más dinero del imprescindible distrae de los estudios y en sus cálculos no entran los libros, el teatro, ni las relaciones sociales. No obstante, siguiendo un criterio que mantendrá durante toda su vida, Julio decide que las necesidades del espíritu son más importantes que las del cuerpo, y escatima lo imprescindible para satisfacer esos gastos.

Se alimenta durante días a pan y leche y con el dinero ahorrado compra libros. Para ahorrar algo más, se traslada a una buhardilla compartida situada en 24 Rue de l'Ancienne-Comédie, donde vive difícilmente y se viste andrajosamente. Solo poseía un traje para asistir a las veladas literarias. Sin embargo, a pesar de las dificultades, Verne recordará siempre aquellos años como felices

Su tío Chateaubourg lo presenta en los principales salones literarios de la sociedad parisiense. De esta época Julio recuerda una anécdota que luego contó muchas veces. La historia radica en que cierto día al salir del salón literario de la señora de Barrère, tropieza en la escalera con un voluminoso señor que sube resoplando. En lugar de disculparse sostiene algunas atrevidas palabras con él y luego de que el desconocido lo invita a su casa Julio descubre, al mirar la tarjeta, que aquel hombre era Alejandro Dumas, autor de éxito con novelas como El conde de Montecristo y Los tres mosqueteros. Con él trabó inmediatamente una relación de amistad y protección que le lleva a estar presente en el palco de honor durante el estreno de la adaptación teatral de Los tres mosqueteros. Escribe un drama histórico que titula La conspiración de la pólvora.

Al año siguiente, finalmente se gradúa como abogado. El padre le conmina a volver a Nantes, pero él se resiste, afirmándose en su decisión de hacerse un profesional de las letras. Rápidamente Pierre, a quien las veleidades exploratorias y literarias de su hijo le habían parecido siempre ridículas, le suspende la ayuda económica y es a partir de este momento que comienza a escribir en abundancia, sobre todo ante la necesidad de comer y vestirse. Para conseguir el dinero que le es necesario trabaja como secretario del Teatro Lírico y esto le permite tener suficiente tiempo para escribir pequeñas canciones, sainetes, operetas, piezas y cuentos que en su mayoría eran convencionales e incoloras. Indudablemente esto le roba el tiempo necesario para el estudio de esas ciencias que tanto admira.

Casas ocupadas por Julio Verne durante su estancia en AmiensCasas ocupadas por Julio Verne durante su estancia en AmiensEs por esta época cuando Verne, influenciado por las increíbles cotas que alcanzaban por aquel entonces la ciencia y la técnica, concibe el proyecto de crear la literatura de la edad científica, vertiendo todos estos conocimientos en relatos épicos, ensalzando el genio y la fortaleza del hombre en su lucha por dominar y transformar la naturaleza. Sería un proyecto novedoso y significaría algo nunca antes logrado: la Ciencia dentro de la Literatura.

Sin apenas dinero para comer se atreve a comprar un piano para preparar sus operetas. Se levanta a las cinco de la mañana para trabajar durante cinco horas. Luego va a la Biblioteca Nacional, donde estudia Química, Botánica, Geología, Mineralogía, Geografía, Oceanografía, Astronomía, Matemática, Física, Mecánica y Balística. Luego su primo Henry Garcet le enseña matemáticas y en el Círculo de Prensa Científica habla con exploradores, viajeros, periodistas y científicos.

Le parece un desperdicio el tiempo que dedica a su empleo en el Teatro y cuando le ofrecen un ascenso lo rechaza. Tanto trabajo le produce insomnio, dolores de cabeza y oídos, y acaba produciéndole una parálisis facial que le deforma el rostro y que se repetirá a lo largo de su vida cuando trabaje demasiado.

Cansado de este ritmo de vida acepta la insistencia de sus padres de celebrar una boda de conveniencia, pero en el último momento se vuelve atrás y regresa a su vida frenética.

Su comedia Las pajas rotas es publicada y puesta en escena durante doce noches en el Teatro Histórico. Luego entre los años 1852 y 1855 publica varios cuentos como Un drama en México, Un drama en los aires, Martin Paz, Maese Zacarias, Una invernada entre los hielos y obras de teatro entre la que destaca Castillos en California, en colaboración con Pitre Chevalier. Su opereta Colin-Maillard, co-escrita con Michel Carré1 es versionada por Hignard.

Julio Verne y su esposaLlega el año 1856 y exactamente el día 20 de mayo Julio se dirige hacia la ciudad de Amiens para asistir a la boda de un amigo. Allí conoce a la joven viuda Honorine de Viane, quien es madre de dos niñas. Después de poco más de ocho meses de noviazgo, el 10 de enero del siguiente año, se casa con Honorine y se muda a París. Allí, conoce a su nuevo cuñado, que gana mucho dinero como agente de bolsa y Julio cree que ésa es la solución a sus problemas económicos. Necesita 50.000 francos para asociarse con un agente, y después de largas y acaloradas discusiones con su padre, éste cede al fin y le presta el dinero.

Contra las predicciones de su padre a Julio no le va mal en la Bolsa, aunque no presta suficiente atención para amasar una gran fortuna. Su objetivo sigue siendo el mismo y le dedica la mayoría de su tiempo en detrimento del descanso. Además, en la Bolsa hay muchos escritores y periodistas que forman en los pasillos tertulias literarias y en el desarrollo económico que se decide allí, Verne estudia el desarrollo del capitalismo y la civilización tecnológica.

En el año 1859 se le presenta la oportunidad de hacer, a los treinta y un años de edad, su primer viaje fuera de Francia, gracias a un pasaje que le regalan y con el cual visita Escocia junto con Hignard. Inspirado en el viaje escribe Viaje con rodeos a Inglaterra y Escocia. Dos años después, el 3 de agosto de 1861 nace su primer y único hijo, Michel y al siguiente año visita Noruega y Dinamarca con Hignard.

Aunque Verne seguía produciendo obras de teatro y cuentos es a mediados de este propio año, diez años después de haber concebido la "novela de la ciencia", cuando él se siente al fin preparado para empezar su labor y escribe una historia titulada Un viaje en globo. Durante dos días, en los que no duerme, visita a quince editores que rechazan su obra. Era más que probable que sus ánimos literarios hubiesen concluido de no haber tenido la gran suerte de conocer al famoso editor Julio Hetzel. Éste hombre había comenzado su carrera comercializando libros piadosos, aunque no despreciaba la literatura y la historia. Apasionado por su época, estaba siempre al corriente de las nuevas ideas y acechaba los nuevos talentos. Poco a poco la casa Hetzel fue fichando lo mejor de la literatura del siglo XIX; es por esto que hacia los años 1850 era el editor clave del siglo, porque publicaba las obras de Víctor Hugo y Michelet, entre otros. Hombre emprendedor y escritor discreto, pensó en una revista de calidad, de espíritu instructivo y recreativo a la vez, ilustrada, apta para todas las edades y que completase la colección para la juventud que había lanzado poco antes. Jean Macé se encargaría de la parte educativa, Stahl de la parte literaria. Faltaba un colaborador para la parte científica.

Verne acababa de casarse y se aburría manejando acciones en la Bolsa. Su pasión era la Geografía, el mundo de la ciencia, el mar, las expediciones a países lejanos y desconocidos. A finales del año 1862 le enseñó a Hetzel el manuscrito de una novela inspirada en las experiencias de Nadar, que se proponía lanzar un globo llamado El gigante convencido de que el aerostato iba a revolucionar los viajes. En la novela el globo se llamaba Victoria y sobrevolaba gran parte de Africa. Hetzel encontró la novela interesante pero mal construida y de pésimo estilo. Entonces, le señaló al joven autor los arreglos necesarios para que el manuscrito fuese publicable.

Línea divisoria

1. Autor dramático francés (1829-1872). Compuso los libretos de Mignon, Fausto, Romeo y Julieta

SubirSubir al tope de la página


© Viaje al centro del Verne desconocido. Sitio diseñado y mantenido por Ariel Pérez.
Compatible con Microsoft Internet Explorer y Netscape Navigator. Se ve mejor en 800 x 600.