Make your own free website on Tripod.com
Imagen que identifica al sitio Nombre del sitio Proponer un intercambio de vínculos
Línea divisoria
Página de inicio

Imagen de identificación de la sección


Una ciudad flotante
Editado
© Ariel Pérez
16 de febrero del 2002
Indicador Capítulo I
Indicador Capítulo II
Indicador Capítulo III
Indicador Capítulo IV
Indicador Capítulo V
Indicador Capítulo VI
Indicador Capítulo VII
Indicador Capítulo VIII
Indicador Capítulo IX
Indicador Capítulo X
Indicador Capítulo XI
Indicador Capítulo XII
Indicador Capítulo XIII
Indicador Capítulo XIV
Indicador Capítulo XV
Indicador Capítulo XVI
Indicador Capítulo XVII
Indicador Capítulo XVIII
Indicador Capítulo XIX
Indicador Capítulo XX
Indicador Capítulo XXI
Indicador Capítulo XXII
Indicador Capítulo XXIII
Indicador Capítulo XXIV
Indicador Capítulo XXV
Indicador Capítulo XXVI
Indicador Capítulo XXVII
Indicador Capítulo XXVIII
Indicador Capítulo XXIX
Indicador Capítulo XXX
Indicador Capítulo XXXI
Indicador Capítulo XXXII
Indicador Capítulo XXXIII
Indicador Capítulo XXXIV
Indicador Capítulo XXXV
Indicador Capítulo XXXVI
Indicador Capítulo XXXVII
Indicador Capítulo XXXVIII
Indicador Capítulo XXXIX

Una ciudad flotante
Capítulo VII

Ya he dicho que la longitud del Great Eastern pasaba de dos hectómetros. Para satisfacción de los que son aficionados a comparaciones, añadiré que es un tercio más largo que el puente de las Artes. No hubiera podido, por lo tanto, evolucionar en el Sena; y dado su calado no flotaría más de lo que flota el puente de las Artes. En realidad, el steam ship mide doscientos siete metros y medio en la línea de flotación, entre sus perpendiculares, y doscientos diez metros veinticinco centímetros de popa a proa en la cubierta superior, es decir, que su longitud es doble que la de los mayores vapores transatlánticos. Su anchura alcanza veinticinco metros treinta centímetros de mura a mura y treinta y seis metros sesenta y cinco centímetros hasta fuera de los tambores. El casco del Great Eastern está hecho a prueba de los más formidables golpes de mar: es doble y lo forman un conjunto de celdillas de ochenta y seis centímetros de altura. Además, trece compartimentos separados por otros estancados, aumentaban su seguridad, tanto desde el punto de vista de las vías de agua como de los incendios.

Diez mil toneladas de hierro se invirtieron en la construcción del casco, y tres millones de clavos remachados aseguraban la perfecta ensambladura de las tablas de sus costados.

El Great Eastern desplaza veintiocho mil quinientas toneladas cuando cala treinta pies. Alijado, no cala más que seis metros y diez centímetros. Puede transportar diez mil pasajeros. De las trescientas setenta y tres cabeceras de partido del censo de Francia doscientas setenta y cuatro están menos pobladas o que lo estaría esta subprefectura flotante, si llevase el máximo de pasajeros.

Las líneas del Great Eastern son muy largas. Su erguida roda tiene varios escobenes por donde pasan las cadenas de las áncoras; su proa muy aguda no presenta huecos ni sinuosidades, de suerte que es perfecta; su popa redonda y algo caída desluce un poco el conjunto. Sobre su cubierta se elevan seis palos y cinco chimeneas. Los tres primeros, o sean los de proa son el foregigger y el foremast, ambos palos de trinquete, y el main mast o palo mayor. Los tres de popa se llaman after main mast, mizene mast y after gigger.

El foremast y el mainmast llevan cangreja, gabias y juanetes, y los otros cuatro sólo velas triangulares, formando el conjunto cinco mil cuatrocientos metros cuadrados de excelente lona de la fábrica real de Edimburgo. Sobre las espaciosas cofas del segundo y tercer palo, podría maniobrar cómodamente una compañía de soldados. De éstos seis palos, sostenidos por obenques y brandales metálicos, el segundo, el tercero y el cuarto están hechos de palastro claveteado, verdaderas obras maestras de calderería. En la fogonadura miden un metro y diez centímetros de diámetro, y el mayor, el main mast, tiene doscientos siete pies franceses de altura mucho más que las torres de Nuestra Señora.

En cuanto a las chimeneas, las dos colocadas delante de los tambores, corresponden a la máquina de ruedas, las otras tres a la de hélice; y son enormes cilindros de treinta metros y medio de altura sujetos por cadenas.

En el interior del Great Eastern la distribución está perfectamente entendida. Lleva a proa los lavaderos de vapor y los departamentos para la tripulación; a éstos sigue una cámara de señora y un gran salón adornado con lámparas, espejos y pinturas.

Estas magníficas piezas reciben la luz del día por claraboyas laterales sostenidas por elegantes columnatas doradas, y comunican con el puente, superior por anchas escaleras con peldaños de metal y pasamanos de caoba. Delante hay dispuestas cuatro filas de camarotes separadas por un pasadizo; unos se comunican por medio de una meseta y otros están situados en el piso inferior y se baja a ellos por una escalera especial.

Los tres vastos dinning rooms de la popa presentan igual disposición para los camarotes. Desde los salones de proa a los de popa se pasa por unos corredores embaldosados, que dan la vuelta a la máquina de ruedas, entre sus paredes forradas de palastro y la repostería de a bordo.

Las máquinas del Great Eastern están consideradas como obras maestras... iba a decir de relojería. Causan verdadero, asombro aquellas enormes ruedas funcionando con la precisión y suavidad de un cronómetro. La fuerza nominal de la máquina de ruedas es de mil caballos. Esta máquina se compone de cuatro cilindros oscilantes, de dos metros veintiséis de diámetro, unidos dos a dos, y cuyos émbolos, directamente articulados a las bielas, desarrollan 4,27 metros de carrera.

La presión media es de veinte libras por pulgada, cerca de un kilogramo sesenta y seis gramos por centímetro cuadrado, o sea, una atmósfera y dos tercios. La superficie, de calor de las cuatro calderas reunidas es de setecientos ochenta metros cuadrados. Aquella enginepadale marcha con una calma majestuosa: su excéntrica; arrastrada por el árbol de movimiento, parece elevarse como un globo, y puede dar doce revoluciones por minuto, y contrasta singularmente con la máquina de la hélice rápida y más veloz, impulsada por la fuerza de sus mil seiscientos caballos de vapor.

Este enginescrew tiene cuatro cilindros fijos y horizontales y unidos de dos en dos, y sus émbolos, cuya carrera es de 1.24 metros, actúan directamente sobre el árbol de la hélice. Bajo la presión producida por sus seis calderas, cuyos hornos tienen una superficie de calefacción de 1,175 metros cuadrados, la hélice, que pesa sesenta toneladas, puede hacer hasta cuarenta y ocho revoluciones por minuto; pero entonces, jadeante, oprimida desatentada esta máquina vertiginosa se desboca por decirlo así, y sus largos cilindros parecen atacarse a golpes del émbolo, como dos enormes jabalíes.

Aparte esto, el Great Eastern posee seis máquinas auxiliares para las diferentes faenas del buque y los cabrestantes. El vapor, como se ve, hace a bordo un papel importante en todas las maniobras. Tal es este steam ship sin igual, que se distingue entre todos, lo cual no ha impedido que un capitán francés escribiese un día en su diario de a bordo esta nota: "Encontrado un buque de seis palos y cinco chimeneas; supongo que es el Great Eastern".

Línea divisoria

Ir al próximo capítuloIr al capítulo anterior

SubirSubir al tope de la página


© Viaje al centro del Verne desconocido. Sitio diseñado y mantenido por Ariel Pérez.
Compatible con Microsoft Internet Explorer y Netscape Navigator. Se ve mejor en 800 x 600.